Llevo muchos años poniendo en práctica la estética compositiva tanto en diseño, como en fotografía, aunque menos tiempo enseñándola, he desarrollado en este tiempo atrás y gracias a los cursos que he impartido de fotografía, un conocimiento aún más extenso en esta materia. La composición artística es una disciplina fundamental para todos aquellos que nos dedicamos a la imagen.

Estamos acostumbrados a catalogar todo, a poner numeritos y normas allá por donde vamos, pero bien es cierto que la composición artística no se cataloga en reglas, tal y como siempre vemos en blogs y foros. La composición artística, aplicada a todas las artes visuales es un modo de expresión, de organizar con sentido de la unidad y orden un conjunto para conseguir mayor efecto de atracción, belleza y emoción.

Los maestros del arte crearon sus obras, pictóricas, fotográficas, diseño, … ,  por un potente sentido de la selección, agrupando armónicamente todos los elementos y destacando ciertas líneas, formas o colores, no porque estuvieran en el asunto, sino porque era preciso para una mejor sensación de unidad de la obra. Tal y como aprendemos a leer o hablar de forma natural para poder expresarnos con sentido, el lenguaje visual exige que se conozcan y aprendan a organizar sus elementos para que el conjunto tenga un significado comprensible.